Su inferior peso respecto a la piedra y el hormigón les da una gran ventaja, son ideales para la construcción de pasarelas de playa, pasarelas para jardín y alcorques. Su especial sistema de interconexión los hace muy solidos y homogéneos.   Son de muy fácil instalación y a la vez soportan cargas muy pesadas.